top of page

Conoce todos nuestros animales

Captura de pantalla 2024-06-06 a la(s) 4.42.46 p.m._edited.png

Hormigas de San Juan: llegada con las primeras lluvias

Actualizado: 17 jun

Las hormigas de San Juan o chicatanas, conocidas científicamente como Atta mexicana, son unas de las criaturas más intrigantes del reino insecto. Cada año, con las primeras lluvias, estas hormigas aladas emergen por un corto periodo de tiempo antes de volver a enterrarse. Esta semana te contaremos un poco más de su ciclo de vida: su vuelo nupcial, sus alas y su relación con el hongo Leucoagaricus gongylophorus.


hormiga de San Juan o chicatana
hormigas de San Juan

Organización

El ciclo de vida de las chicatanas inicia en el hormiguero subterráneo. Como todas las hormigas cortadoras de hojas, tienen una organización social compleja y estructurada. Dentro del hormiguero hay: una reina, cuya función principal es la reproducción; obreras que cuidan de las larvas y recogen alimentos; y soldados que protegen la colonia.


entonces, ¿qué hace que las hormigas de San Juan sean tan diferentes?


Cada año, con la llegada de las primeras lluvias de junio, las chicatanas aladas -tanto machos como hembras- emergen del hormiguero para participar en el vuelo nupcial. Este evento, también conocido como el vuelo de San Juan, es crucial para su reproducción.


vuelo nupcial de la hormiga de San Juan. Hembra con el hongo en la boca.
vuelo nupcial. La hormiga hembra lleva su hongo simbiótico

Una de las peculiaridades más sorprendentes de las chicatanas, es que las hembras llevan un hongo simbiótico en sus bocas durante el vuelo. Este hongo, conocido como Leucoagaricus gongylophorus, es la principal fuente de alimento de las hormigas y es esencial para la supervivencia de la colonia.


hormiga de San Juan o chicatana con su hongo simbiótico, Leucoagaricus gongylophorus
hormiga de San Juan con Leucoagaricus gongylophorus

Las hormigas de San Juan y su nuevo hormiguero

Una vez concluido el vuelo nupcial, las hembras fecundadas se desprenden de sus alas. Esto les permitirá utilizar las reservas de energía -almacenadas en los músculos alares- para iniciar su nueva colonia.

La chicatana, entonces, busca un lugar apropiado y comienza a excavar un nido subterráneo. Aquí, pondrá una primera capa de huevos (no fertilizados) y encima colocará el hongo, para alimentarlo. Finalmente, colocará los huevos fecundados y se encargará de las primeras larvas. Las primeras chicatanas serán hormigas obreras e iniciarán el proceso de recolección de hojas, las cuales servirán para cultivar el hongo. De esta manera, el hormiguero podrá sobrevivir y expandirse.


Importancia en el ecosistema

Las hormigas de San Juan no sólo son un insecto interesante y llamativo; el papel que juegan en su entorno, es de gran importancia para mantener el equilibrio del ecosistema:


Ingenieras del suelo

Al excavar sus extensos hormigueros subterráneos, airean el suelo, lo que mejora la penetración del agua y la disponibilidad de nutrientes.


Recicladoras de Nutrientes

Como hormigas cortadoras de hojas, las chicatanas recolectan material vegetal que llevan a sus nidos para cultivar su hongo simbiótico. Este proceso de descomposición y reciclaje de materia orgánica devuelve nutrientes al suelo, promoviendo un ciclo de nutrientes eficiente y sostenible en el ecosistema.


Control de la Vegetación

Al cortar hojas y otras partes de plantas para alimentar a su hongo, las chicatanas ayudan a controlar el crecimiento de la vegetación. Esto puede prevenir el sobrecrecimiento de ciertas especies de plantas, manteniendo un equilibrio saludable en el ecosistema. Por otro lado, esto ayudan a dispersar semillas y contribuyen a la diversidad de plantas en su hábitat.


Amenazas

En un plazo muy corto de tiempo, hemos podido observar un decrecimiento muy grande de hormigas de San Juan. Anteriormente, con las primeras lluvias, salían decenas, cubriendo todo un patio. Ahora, el panorama es muy diferente: las tienes que buscar y, con mucha suerte, puede que encuentres alguna. ¿Qué las ha afectado a este grado? Y, ¿qué podemos hacer para ayudarlas?

Pérdida del Hábitat

Una de las principales amenazas que enfrentan las hormigas de San Juan, es la pérdida de su hábitat. Con la expansión urbana y la deforestación, cada vez tienen menos lugares en los que formar su hormiguero o encontrar las hojas para cultivar su hongo simbiótico.


Cambio Climático

El cambio climático ha afectdo los patrones de lluvia, cruciales para el vuelo nupcial de las chicatanas. Alteraciones en la temporada de lluvias desincronizan la salida de las hormigas, afectando así su ciclo de apareamiento y reduciendo el éxito reproductivo de las colonias.


Uso de Pesticidas

El uso indiscriminado de pesticidas en la agricultura es devastador para las chicatanas. Estos químicos no solo matan a las hormigas directamente, sino que también pueden afectar negativamente al hongo simbiótico del que dependen para su alimentación.


Gastronomía

Las chicatanas forman parte de la gastronomía mexicana desde tiempos prehispánicos. Esto, sumado a que son presa de varios otros animales, ha afectado los números en las colonias. Aunque la depredación es una parte natural del ecosistema, la presión adicional de otros factores puede hacer que las poblaciones de chicatanas sean más vulnerables.



Las homigas de San Juan son un insecto único y con una gran importancia para nuestros ecosistemas. Para protegerlas y preservarlas, podemos reducir nuestro consumo de chicatanas, hasta que las poblaciones se recuperen, y utilizar pesticidas orgánicos, que no afecten ni a las hormigas ni a su hongo simbiótico. También podemos apoyar y promover la conservación de áreas naturales.



35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page